Patines infantiles – 10 consejos para escoger patines para niños

 

 

1. Edad a la que un niño empieza a patinar

 

Por muy apasionados que seamos del patinaje, debemos tener paciencia para que nuestros niños se inicien en el patinaje. Para empezar a patinar, los expertos de la Escuela Oficial de Patinaje en Línea de Barcelona, nos recomiendan que los niños empiecen a patinar con 4 años. Si bien es cierto que hay niños que con 3 años ya tienen bastante soltura para empezar a patinar, en la mayoría de casos su estructura ósea y su coordinación no están aún listas para iniciarse en el patinaje.

 

2. Usar siempre todas las protecciones para patinar

 

Cuando decidamos comprar patines infantiles para niño, no nos olvidemos nunca de las protecciones, es decir, rodilleras, coderas, muñequeras y casco. Aunque está extendida la idea de que los niños son de goma, realmente es muy importante protegerlos bien para evitar lesiones. Algunos patines para niño se venden con un pack de protecciones resultando más económica su adquisición.

 patines infantiles pack

3. Comprar patines infantiles para niño de marcas reconocidas

 

Aunque es muy tentador comprar patines infantiles en unos grandes almacenes o supermercados por el bajo coste de los mismos, hay que tener claro que el hecho de ahorrarse 10 o 20 euros puede suponer una grandiosa diferencia en lo que respecta a la calidad del patín. Esa diferencia de precio se escatima normalmente en la rigidez y acolchado de la bota y calidad de rodamientos o ruedas. Algunas marcas de patines de reconocido prestigio que fabriquen patines infantiles para niños son: Rollerblade, Powerslide, Fila, K2, Seba y Roces, entre otras.

 patines infantiles patines niñapatines infantiles patines niño

4. Patines extensibles, la opción más fiable y económica

 

Las mayoría de marcas de patines reconocidas disponen de patines infantiles para niños extensibles. Un patín extensible es un patín que por medio de un mecanismo puede abarcar varias tallas. Normalmente un patín extensible dispone de 3 a 4 tallas en un mismo patín, lo que suponen varias ventajas: por una parte, podemos ir adaptando la talla del patín al pie del niño a medida que vaya creciendo, así, el niño siempre patinará con la talla que le corresponde. Por otra parte, no tendremos que ir comprando patines cada poco tiempo. Por todo esto, aunque de entrada un patín de marca extensible pueda ser un poco más caro que uno básico, a la larga salen más a cuenta. 

 

5. Aprender a patinar con profesores de patinaje

 

De la misma manera que los niños van al colegio para aprender matemáticas, es muy importante apuntarlos a una escuela de patinaje para aprender a patinar. Así, al margen de minimizar los posibles riesgos que pueden surgir en el aprendizaje, los niños aprenderán a patinar mucho más deprisa y con una base que de manera autónoma no habrían podido aprender. En Barcelona recomendamos la Escuela Oficial de Patinaje Inline.

 

6. Cuanto mejor rueden los patines, más rápido se aprende a patinar

 

Hay un mito que dice que es mejor aprender a patinar con patines que no corren. No hay afirmación más falsa. Es cómo decir que ¿para aprender a ir en bicicleta es mejor hacerlo con una bici que cueste más mover los pedales? Unos patines que no corren, son unos patines que dificultan el aprendizaje y crean vicios que luego son difíciles de quitar. Una vez más, es recomendable comprar patines de calidad ya que así nos aseguramos contar con ruedas y rodamientos de calidad.

 

7. Los tobillos siempre bien sujetos

 

Los niños, especialmente los más jóvenes, no tienen aún plenamente desarrollados sus músculos y sistema óseo. Por este motivo es de vital importancia que los patines les sujeten correctamente los pies y, especialmente, los tobillos. Por desgracia, con demasiada frecuencia, vemos a niños con patines infantiles de baja calidad con los tobillos totalmente torcidos. Al margen de limitar su aprendizaje, pueden provocar a la larga graves lesiones.

 

8. Usar la talla de patines correcta

 

Es habitual oír consejos del tipo: “Para patinar, se tiene que coger dos tallas más de patín”. Esta afirmación, al margen de ser también incierta, hace que los padres, no sólo escojan 2 tallas más, sino alguna extra más para que los patines le duren más a sus hijos. El resultado es que los niños patinarán con unos patines que no les sujetan bien el pie y que les dificultan enormemente la práctica del patinaje.

 

9. Usar calcetines adecuados

 

Este es uno de los puntos que tanto adultos como niños descuidan muy frecuentemente. La industria del patinaje después de años de estudio, ha diseñado calcetines específicos para patinar. La principal diferencia respecto a calcetines normales es que éstos llevan refuerzos en las zonas críticas del pie susceptibles de sufrir rozaduras. También suelen estar fabricados en materiales transpirables que evitan que nuestros pies suden en exceso. 

 patines infantiles calcetines

10. Siempre usar el taco de freno

 

Aunque no es muy habitual, algunas personas consideran al taco de freno un sistema de frenado poco elegante o poco efectivo. Todo y que hay muchas técnicas de frenado que pueden ser más eficientes que frenar con el taco de freno, en el caso de los niños, el taco de freno requiere de menos fuerza para frenar y fuerza menos la musculatura.

En Inercia prestamos especial atención a los patines infantiles para niños ya que consideramos que si un niño descubre el patinaje y le engancha, estamos preparando el camino a que no deje de patinar toda su vida. Por ese motivo, a parte de disponer de una gran selección en patines infantiles para niños, nuestros vendedores estarán encantados de asesorar a los padres en todas las dudas que puedan tener.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario